Por Alina WangVision Times

Si bien los primeros años de vida de Deru estuvieron llenos de alegría y recuerdos entrañables, una vez que su familia comenzó a practicar Falun Dafa, las cosas rápidamente comenzaron a empeorar. Falun Gong, también conocido como Falun Dafa , es una disciplina espiritual de la antigua China basada en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. 

“Todos mis familiares y amigos practicaban Falun Dafa. Todos estaban felices y tranquilos”, recordó Deru durante una entrevista con “Historias de vida” en Gan Jing World .

La infancia de Deru se vio destrozada en 1999, cuando el Partido Comunista Chino (PCCh) lanzó una brutal campaña para erradicar la fe, temiendo que su rápido aumento de popularidad fuera una amenaza para su régimen autoritario. Desde entonces, miles de practicantes de Falun Gong han muerto y han sufrido todo tipo de abusos a manos de las autoridades chinas, incluidos el encarcelamiento, la tortura, el trabajo forzado y la sustracción forzada de órganos.

Los practicantes de Falun Gong participan en un desfile anual en el centro de Manhattan para celebrar el Día Mundial de Falun Dafa, que se celebra el 13 de mayo. El desfile de 2023, que marca el 31.º aniversario de la fundación de la práctica espiritual china en 1992, tuvo lugar el viernes 12 de mayo. (Imagen: Mark Zou/The Epoch Times)

Durante ese tiempo, el padre de Deru, un fiel seguidor de Falun Dafa, se convirtió en el blanco de la persecución del PCCh. En 2002, fue perseguido hasta la muerte en Guangzhou tras negarse a renunciar a su fe en Falun Gong. 

La pérdida de su padre fue un golpe devastador para la joven Deru y su familia. Para escapar de una mayor persecución, huyeron de China, primero a Tailandia y luego a los Estados Unidos. “Antes de eso, mis padres tenían trabajos bien pagados en China. Vivíamos bastante bien. Nunca se nos hubiera ocurrido venir a los Estados Unidos, pero la persecución a Falun Gong lo cambió todo”, dijo Deru.

Un nuevo comienzo

A pesar de las dificultades que supuso tener que huir de su país natal, la madre de Deru, Lin Qian, desempeñó un papel fundamental en su viaje, animando siempre a su hija a mantenerse fuerte y firme. “Estoy muy orgullosa de mi madre”, afirmó Deru. “Ella me apoya muchísimo”.

En 2013, Deru había encontrado una nueva forma de contarle al mundo sobre la persecución a Falun Gong después de unirse a Shen Yun. “Cuando actúo en el escenario, normalmente me mantengo tranquilo y concentrado, pero detrás de todo esto hay una misión. Básicamente, queremos decirle a los miembros del público que la verdad, la compasión y la tolerancia son buenos [principios]”, explicó Deru.

Shen Yun en Corea en 2023
El telón final de la compañía Shen Yun Performing Arts World en el Teatro Nacional de Corea en Seúl, Corea del Sur, el 19 de febrero de 2023. (Imagen: Kim Guk-hwan/The Epoch Times)

Cada año, Shen Yun incluye una pieza contemporánea en sus actuaciones que resalta la persecución que sufren los practicantes de Falun Gong en China. Esta inclusión es un poderoso recordatorio para el público de todo el mundo de la brutal realidad que enfrentan quienes practican Falun Dafa. “Sólo queremos decirle a los espectadores que esto es real y que todavía está sucediendo en China en este momento, y que queremos detenerlo”, dijo Deru.

Pero la conexión personal de Deru con Shen Yun se extiende más allá del escenario. “A mí personalmente, Shen Yun me conmovió a nivel personal porque básicamente soy una víctima de toda esta persecución porque perdí a mi padre cuando tenía cuatro años”, dijo. A pesar de soportar tanto dolor, el coraje y la dedicación de su padre a Falun Dafa siguen inspirándola. “Creo que el coraje de mi padre cambió mi vida”, dijo, y agregó: “Me inculcó un sentido del deber”. 

En esta foto de archivo, los bailarines de Shen Yun ensayan una rutina de danza clásica china en sus instalaciones del condado de Orange, Nueva York. (Imagen: cortesía de Shen Yun)

El riguroso entrenamiento y la profunda filosofía de la danza clásica china han impactado profundamente a Deru. “Cuanto más aprendo sobre la danza clásica china, más me doy cuenta de que es muy, muy profunda. Porque la danza clásica china es parte de la antigua cultura china, y me di cuenta de que está básicamente entrelazada con la moralidad de uno”, dijo. Para sobresalir en esta forma de arte, uno debe cultivar la virtud interior, un principio que se alinea perfectamente con las enseñanzas de Falun Dafa.

El viaje de Deru con Shen Yun no solo le ha permitido crecer como bailarina, sino también como persona. “Shen Yun me enseñó a ser una persona más agradecida y quiero agradecerle al Maestro y a Shen Yun por ayudarme a convertirme en una persona más justa”, dijo.

Para entradas, disponibilidad y otras preguntas frecuentes, visita el sitio web oficial de Shen Yun aquí .

Envía tu comentario

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas